Hércules y el Can cerbero

El mito del can Cerbero se enmarca en la historia de los 12 trabajos de Hércules. Hércules era hijo de Zeus y de la mortal Alcmena, lo que le convertía en un semidiós. Odiado desde su nacimiento por Hera, la legítima esposa de Zeus, fue sometido a numerosas pruebas desde su infancia. Al llegar a la edad adulta se casó con Mégara, hija del rey tebano Creonte quien se la había dado como esposa por librarle de la tiranía del rey Minio de Orcómeno. Hércules tuvo varios hijos con Mégara pero, inducido por Hera, quien le causa un ataque de locura, asesina a sus hijos y a dos de sus sobrinos. Con la ayuda de Antiquireo, recobra la cordura y cuando se da cuenta del crimen que ha cometido, peregrina hasta el oráculo de Delfos para solicitar un consejo sobre cómo expiar su crimen.

El oráculo (inducido por Hera) le ordena ponerse durante diez años a las órdenes del rey de la Argólida Euristeo (que había llegado al trono en lugar de Hércules gracias a la intervención de Hera) y cumplir cualquier tarea que éste le encomiende.

Euristeo le ordena cumplir diez tareas que se convertirán en doce ya que el rey no da validez a dos de ellas:

1. Matar al león de Nemea

2. Matar a la Hidra de Lerna (Euristeo no lo acepta porque Hércules es ayudado por su sobrino Yolao)

3. Capturar a la cierva de Cerinia

4. Capturar al jabalí de Erimanto

5. Limpiar los establos de Augías (Euristeo no lo acepta porque Hércules recibe una paga)

6. Matar a los pájaros del Estínfalo

7. Capturar al toro de Creta.

8. Robar las yeguas de Diomedes

9. Robar el cinturón de Hipólita

10. Robar los rebaños de Gerión

11. Robar las manzanas del jardín de las Hespérides

12. Capturar al can Cerbero


Así pues, el último de los trabajos es la captura del can Cerbero. Cerbero (cuyo nombre etimológicamente significa demonio de las profundidades o del infierno) era un temible perro de tres cabezas, con una cola que era una serpiente e innumerables cabezas de serpiente en su lomo que guardaba las puertas del Hades y cuya misión era que ningún muerto pudiera salir del infierno ni ningún vivo pudiese penetrar en él. Cerbero era hijo de la ninfa Equidna y de Tifón, lo que le convertía en hermano de Esfinge, la hidra de Lerna o del león de Nemea.

El principal problema para Hércules no era la captura de Cerbero sino asegurarse que una vez llegase al Hades podía volver a salir de él. Para ello, Hércules viaja hasta la ciudad de Eleusis y aprende los misterios eleusinos; es decir, aquellos secretos por los que Perséfone podía regresar del inframundo durante dos terceras partes del año.

Tras aprender estos misterios, Hércules se dirige a Tenaron en el Peloponeso donde se encontraba la entrada a los infiernos. Una vez allí, y gracias a la ayuda de Hermes, Cartonte accede a ayudar a Hércules en el cruce del río Aqueronte. Una vez en el Hades, Hércules libera a Teseo pero no puede liberar a Piritoo (encadenado por haber intentado raptar a Perséfone). Acerca de cómo Hércules captura a Cerbero existen discrepancias.

En algunas versiones de la leyenda, Hércules simplemente le pide a Hades (Dios del inframundo) que le regale a Cerbero; en otras versiones, Hércules lucha con Hades; en otras, con quién lucha Hércules es con Cerbero y, por fin en otras, las más románticas, Hércules se acerca a Cerbero y le trata con cariño tras lo que Cerbero decide seguir a Hércules. Cerbero aparece en otros mitos clásicos como el de Orfeo y Eurídice. En ese caso, Orfeo logra dormir a Cerbero con música. También aparece en la Eneida en la que Eneas le adormece con una droga enmascarada en aguamiel.

 

 

|

Comentarios

Está interesante...

 

Saludos.

Responder

 

es un coñazo no os lo recomiendo k asco de libroo io me lo he leido para el instituto y es un coñazooooo!!!!!!!!!

Responder

es interesante. Me gusta

Responder

me gustamucho. Te felicito Violet.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar